Se ha producido un error en este gadget.

2010-05-01

LA PESADILLA

A mi padre le daba lo mismo que yo le dijera arre que so. Seguía igual leyendo el periódico o viendo la televisión. Es decir, no me hacía ni caso. Le pregunté a ver si podía ir a jugar con un amigo a su casa. No me contesto. Parecía que era invisible. Se lo pregunte a mi madre y ella tampoco me contestaba, ni me decía nada. Yo empecé a artarme un poco y fui a casa de mi amigo. Ni mi amigo ni su madre me decían ni pió. Ni me felicitaron (era mi cumpleaños ). Les dejé una nota en el buzón. Era la invitación de de la fiesta de mi cumpleaños. Fui a todas las casas que conocía y les dejé la invitacion. Cuando volvi a casa me acosté. Al día siguiente fui al cole. En el camino estava pensando todo el rato a ver que pasava para que no me ablaran. El unico que hblaba era el profesor para dar la clase ( era viernes ). Cuando volví a mi casa la luz estaba apagada. Cuando la encendí había mucha gente y chillaron todos: ¡ SORPRESA ! Yo ya sabía que celebraríamos mi cumpleaños, pero no sabía cuando. Al final, recibí muchisimos regalos y esa pesadilla se transformó en un maravilloso día.

6 comentarios:

  1. ¡Qué mal rato sentir que nadie te hace caso! Menos mal que todo era una broma, aunque un poco "pesada", o sea, una "pesadilla"...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Eta zuk pentsatzen zenuela denek zu ahaztuta zintuztela... Hori EZINEZKOA da laztana!!!
    Horrela jarraitu, urrun iritsiko zera eta.
    Muxu handi, handi, handi bat.
    Aita.

    ResponderEliminar
  4. Hara zein ondo halako jarraitzailekin!

    Gero eta hobeto adierazten duzu, gero eta hobeto egiten dituzu istorio guztiak, gero eta mamitsuagoak dira zure ipuinak.

    ResponderEliminar
  5. oso ondo argazkia eta guztirekin segi orrela






    eva

    ResponderEliminar