Se ha producido un error en este gadget.

2010-10-18

Etxe misteriotsua


Txikia nintzela, gurasoek lagundu zidaten etxetxo hau egiten. Orain berrogeita hamar urte ditut eta, noski, oso gutxitan erabiltzen dut, baina gaur erabili beharra izan dut. Gaur bolatxo zoragarri eta lagungarri honetan ezkutatu egin naiz.
Nire etxean soinu arraroak entzun nituen! Ni pixka bat ikaratu nintzen eta badaezpada prismatiko batzuk hartu eta etxetxoan izkutztu nintzen. Galdetuko duzue zertzrako hartu nituen prismatiko hooriek. Bada, txabolatik nire etxera begiratzeko, ea zerbaetit ikusnuen, baina ezer ez. Hurrengo egunean, berriro soinuak entzun nituen eta gauza bera egin nuen. Zerbait mugitzen ari zela iruditu zitzaidan, baina ez nion garrantzi handirik eman.

Gaua iritsi zenean, etxera joan nintzen eta berriro ere gaueko soinuak entzun nituen, baina kanpokoak zirela pentsatu nuen . Badaezpada ez nuen begirik itxi handik aurrera.

Goiza iristean, txabolara joan eta prismatikoz zerbait ikusi nuen. Poliziari deitu eta etxea goitik behera arakatu zuten eta esan zidaten ez zegoela ezer. Hala ere, zalantzan geratu nintzen. Beldurrez.


Miguel Hernandez

Miguel Hernández


-Miguel Hernández fue un poeta y tanbien dramaturgo ( que escribia obras de teatro) nacido en Origuela-Alicante el 30 de octubre de 1910 y fallecio joven encarcelado. enfermo de tuberculosis en 28 de marzo de 1942 con 31 años.

Este poeta a escrito muchos poemas y este es uno de ellos:


Teatro


Quien te a visto y quien te ve

y sombra y sombra de lo que eras

El torero más valiente

Los hijos de la piedra

El labrador de mas aire

Teatro en la guerra

Pastor de la muerte


2010-10-05

El viejo lapiz


En el estuche se encontraba una multitud de rotuladores, boligrafos, gomas y otros objetos dibersos. Perdido entre todos ellos se hallaba un viejo, pequeño y gastado lapiz.
El pobrecito era el más viejo de todos y no tenía amigos y todo el rato estaba solo. Queria acér amigos, o, almenos, que le utilizáran para escribir un bonito cuento. L a dueña, un día lo cogió y el lápiz se animó un poquito, pero en cuanto saco del estuche lo volvió a meter porque se confundió. Al cabo de unos días, empezo a hacer amigos nuevos pero no eran amigos de verdad. Cuando abía pasado ya una semana, la dueña sacó del estuche al lápiz y se lo regaló a una compañera suya. La compañera lo metio en el estuche.

Cuando ya, despues de acomodarse ízo amigos perfectos en todos los sentidos. Eran viejos como él y estará muy cómodo. y hasta que se gastó, ahi se quedó.