Se ha producido un error en este gadget.

2011-02-21

EL CAMINO INACABABLE

Estaba cansada, casi agotada, y el camino que todavía me quedaba por recorrer parecía muy largo para mis escasas fuerzas...
Os preguntareis porque estaba en ese camino ¿ Verdad ? Puess ahora mismo os lo contaré: Yo estaba paseando por la calle perfectamente, y de repente vi a un pastor alemán que parecía que estaba abandonado. Bueno, el caso es que fui a donde él y no sé que le hice pero me mordio; en fin que empezó a atacarme. Yo, corrí sin parar, corri sin pensar a donde iba, yo corrí. Llegué a un bosque y es en el que estoy. Parece que el camino nunca se acababa y ya no me quedan muchas fuerzas. Desqués de andar mucho, vi una casita de una anciana. Entré a la casita y estaba llena de cosas nuevas y electricas. Le pedí permiso ( a la anciana ) para llamar por teléfono y pedir que me vinieran a buscar. Al final todo acabó. Me quedé en casa, y por cierto, nnunca mas me acerqué a un perro.

2011-02-14

GAIZKI ULERTUA



Kaximiro bizikletaz kaletik zihoanean, Ernestinak ikusi eta agurtu zuen. Baina Kaximiro ez zen konturatu... Aurrera jarraitu zuen eta etxera joan zen. Goizean, beti bezala, postontzira joan zen eta eskutitz mordoxka bat hartu zuen. Haien artean Ernestinak bidalitako eskutitz bat hartu zuen. Hauxe jartzen zuen:
Kaximiro maitea, ez dakit konturatu zaren edo ez baina, ni zutaz maiteminduta nago, ordea, ikusten dut zuk ez duzula berdin pentsatzen nitaz. Eta hori nola dakidan pentsatuko duzu, ba nik atzo ikusi zintudan bizikletan ibiltzen, agurtu zintudan eta ez zenidan kasurik egin. Beno hau zendena.
Muxuak, Ernestina.

Hori irakurritakoan, hunkitu egin nintzen eta bonboi batzuk erostera joan zen Ernestinari barkamena eskatzeko. Bere etxera joan zen eta bonboi batzuk eman zizkion. Dena azaldu zion eta Ernestinak oso ondo ulertu zuen dena. Azkenean barkatu zuen eta elkarrekin bizi izan ziren.

2011-02-08

NO SE SI ERA AGRADABLE O ESPANTOSO

Tenía ante mí el mapa de la isla. Sólo me preocupaba un cosa: ese maldito dragón que lo rodeaba y que, según decían, se tragaba a todo aquél que intentara acercarse a ella... 
Yo como no me asusto mucho quería ír a aquella isla, pero por si acaso en compañía. Se lo pregunté a mi mejor amiga (a ver si quería ir con migo a la isla) y e dijo que si, que no me dejaría sola en esa situacion, pero me acompañaría con la condición de que no volvieramos a hacer ninguna aventura de éstas. Llegó el gran día, el día en el que ibamos a la isla. Me comentaron que esa isla era enorme. El mapa que tenía yo, no era que solo aparecía la isla, sino que ponia que había un tesoro en la isla. Fuimos en la lancha de un amigo. En la laancha pusimos de todo: Comida, linternas, ropa limpia porsiacaso... El primer paso que pise la isla, ya estaba nerviosa. Nos acercamos léntamente por si despertábamos al dragón. Rodeamos toda la isla y... ¡ No habia ningún dragón ! Seguramente que lo del dragón era mentira o es que se murió. Pero, ¡ espera ! De repente, oí unos pasos... ¡ Era uno de los hijos del dragon ! El dragón murió, pero tuvo hijos. Corrimos hacia una cueva, que tenía una entrada pequeñísima y estrechísima, para que el dragón no pudiera entrar. Avanzamos un poquito, y vimos un cofre. Lo abrimos y... ¡ HABÍA ORO Y DINERO ! Chillé: -Somos ricooooooooooooos. Al pasar un rato, vino el dragón, entró en la cueva, y justo cuando me iba a comer... ¡ me desperté de un sueño!; no se si agradable o espantoso, pero de un sueño me desperté.